Romanticismo…A Través de los Ojos de Ella
August 8, 2014
Después de la pérdida de mi media mitad, ¿podré enamorarme nuevamente?
August 16, 2014

Al comenzar una relación, entramos con ciertas expectativas sobre lo que queremos, lo que debería ser y cómo mis necesidades se pueden ver satisfechas, teniendo a esta persona en mi vida. Aunque no está malo tomarlo en consideración, para definirte como persona y futura pareja idónea, pero si le das rienda a esta forma de pensar, puedes caer en la trampa de una actitud egoísta. Esto nos provoca a pensar ¿cuál es el propósito de mi pareja en mi vida? y por consiguiente, ¿qué lugar ocupa en la misma?

Para que no caigas en la trampa y definas el lugar que quieres que ocupe tu pareja y el que se merece…

 

Coloca tu corazón en el lugar correcto

Del corazón emana la vida y la muerte; la bendición y la maldición. Es por esto que Proverbios 4:23 dice: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.”

No cabe duda que para que una relación funcione, tiene que estar cimentada en la roca que es nuestro Dios, pero también tiene que tener su corazón en la tierra correcta; en aquella que se cosechen los frutos del espíritu (i.e: amor, gozo, paz, paciencia, entre otros). Si nuestro corazón está lleno del “YO” , jamás estará listo para recibir a otra persona, como pareja idónea, el amor de tu vida y tu regalo del cielo.

 

Madura

La vida se trata de experiencias que nos impulsan a un próximo nivel, pero esto va a depender de tu grado de madurez para crecer y aprender. Es en la etapa de la adolescencia que comenzamos a experimentar lo que pensamos que es amar. ¿Te acuerdas? El drama como que predomina en nuestras vidas (mezclado con las hormonas) y nos hace pensar que todo tiene que ser “ahora” y lo único que importa es cómo me siento porque “nadie me entiende”. Es una etapa, no te martirices por las decisiones de ese momento. El problema está cuando cimentamos nuestras relaciones de ahora, con ese tipo de amor. Si es así, amigo(a) MADURE. Un amor maduro se enfoca en dar (más que en recibir), en poner el bienestar de la otra parte (antes del mío), en ser paciente (a pesar de las áreas de oportunidad de la otra parte), responde con amabilidad y se enfoca en aquello que es eterno, porque reconoce que su mayor bendición se encuentra en la felicidad de su media naranja.

 

Sea sensible

La sensibilidad no significa saber la necesidad del otro, sino ponerme en sus zapatos, caminar un poco con ellos y entender lo que ellos sienten. Hace poco estaba en un centro comercial y escuché cuando una mujer le dijo a su pareja “Mi amor necesito unos zapatos para trabajar porque los míos se rompieron”. El le contesta “Ustedes las mujeres se creen que se lo merecen todo…dame, dame y dame”. Para mí fue un verdadero “shock” porque qué le costaba a Él, evaluar la situación y decir “Mi cielo, hoy no puedo, pero sabes qué, vamos a trabajar juntos para que los puedas tener”. En fin, hay tantas formas de contestar esa necesidad en amor.

 

Establezca Prioridades

Como les escribí anteriormente, cuando se desarrolla una relación las prioridades definitivamente cambian. De repente todas las conversaciones giran de un “yo” a un “nosotros” o “déjame verificar con mi pareja antes de contestar”. Muchos se burlan, alegando que con estas contestaciones hemos perdido la individualidad, no obstante esto sólo significa que ya tu estilo de vida pasó de únicamente velar por tus intereses, a trabajar hacia una misma meta, por los intereses en común y el bienestar de tu otra mitad. Cuando dos personas no trabajan juntos, hacia una misma meta, el egoísmo nace, alentando el “YO”, porque a la larga eso es lo que importa. El objetivo es estar en sintonía, así que esté dispuesto a hacer las concesiones que sean necesarias.
Ahora, ¿estás listo(a) para definir el lugar de tu pareja? Yo te contesto: Tu pareja tiene que ocupar el lado, justo al lado de tu corazón. Uno que muestre sensibilidad, paciencia, entendimiento y en el cual puedas hacer sentir a la otra persona en una confianza total, porque todo a tu lado estará bien.  ¿Cómo lo se? Porque a diario lo vivo. Porque se que no se basa solo en las palabras lindas, sino en hechos y realidades que demuestran que su amor es uno maduro y desinteresado.

 

Mi última pregunta para tí hoy es: ¿Te estás enfocando en lo que quieres que tu pareja sea para ti? o ¿En lo que tú puedes hacer por ella?

Déjanos saber en los comentarios, bendiciones!

 

  • Ana Hernandez

    Todo es posible con amor